Cómo elegir la mejor mochila escolar

Cómo elegir la mejor mochila escolar

¡Hola! Existen muchos tipos de mochilas escolares según su color, forma, tamaño e incluso calidad. Por supuesto que el color y diseño son importantes, ningún peque quiere llevar una mochila que no le guste, pero hay otros factores en los que debemos prestar atención.

Siendo una herramienta que van a usar y cargar los niños durante todo el curso y prácticamente a diario, debemos elegir la mejor opción. Elegir mal una mochila puede ser muy dañino para la espalda del que la usa, de hecho es muy común que haya niños que sufran dolor de espalda desde los 10 años a causa del mal uso de las mochilas escolares, y si no lo solucionamos se puede convertir en dolor crónico en la edad adulta.

Hoy os quiero hablar de las mochilas Tándem, una marca de calidad que asegura calidad y comodidad. A continuación os cuento algunas de sus características:

  • Asas y espalda acolchada: es muy común al comprar mochilas de poca calidad que tras cargarlas tengamos señaladas las asas en los hombros, algo que no pasa cuando éstas están acolchadas. Con la espalda pasa igual, si está acolchada evitamos clavarnos las anillas, picos de los cuadernos o cualquier material que llevemos en el interior.
  • Acolchada: además de las asas y la espalda, si la mochila está completamente  acolchada protegemos lo que llevemos en el interior, algo muy útil si llevamos herramientas como una tablet u ordenador.
  • Adaptable a carro: para no cargar de más la espalda, sobre todo en niños de poca edad, es conveniente adquirir un carrito portamochilas. Con este podrás arrastrar cómodamente tus materiales sin forzar la espalda. Antes de adquirirlo debemos tener en cuenta las circunstancias en las que se encuentra el colegio como el terreno (si es de tierra o piedras será difícil que el carro se deslice) o si debemos subir muchos escalones, porque llevar los libros en la espalda será entonces mucho más fácil.
  • Bolsillo organizador interno: es algo muy útil para guardar material que no solemos llevar en el estuche, como por ejemplo las tijeras y el pegamento. Independientemente de si tenemos estuche o no, es conveniente llevar siempre en la mochila algunos bolígrafos, y guardandolos en el bolsillo organizador los tendrás siempre disponibles y a mano.
  • Bolsillo lateral para botella: no es muy buena idea mezclar las botellas de agua con los libros o cuadernos, y más aún si llevamos con nosotros un ordenador o tablet.
  • Etiqueta identificativa: es algo muy importante sobre todo en niños pequeños, para que los profesores tengan identificado de quién es cada mochila y no haya errores.
  • Lavable: también deben ser cómodas para aquellos que se encargan de mantenerlas en buen estado, los padres, que podrán olvidarse de frotar las manchas de rotuladores y tan solo meter la mochila en la lavadora para que salga como nueva.

Debemos tener en cuenta que no solo es importante llevar una buena mochila, también debemos enseñar a los niños desde pequeños a llevarlas bien. En ningún caso deben pesar más de 10 kilos, y siempre en función del peso del portador.

Las tiras deben estar bien ajustadas, nunca debemos llevar la mochila demasiado baja, la parte inferior de la mochila debe quedar 5 centímetros bajo la cintura. Conviene introducir lo más pesado cerca de la espalda y revisar frecuentemente lo que llevamos para evitar cargar con peso innecesario.

Adquiriendo una mochila Tándem y siguiendo estas pautas, el curso escolar pasará sin ningún tipo de dolor de espalda, y los niños y jóvenes podrán ir al colegio cargando cómodamente sus materiales.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *