Elf on the Shelf: Historias e ideas de travesuras del elfo de la Navidad

Elf on the Shelf: Historias e ideas de travesuras del elfo de la Navidad

¡Hola! Hoy vengo en modo prenavideño con Elf on the Shelf o el Elfo de la Navidad. Y es que en menos de 20 días empiezan a iluminar ya las ciudades y la magia de la navidad se apodera de nosotros.

Es mi época favorita del año. me encanta entrar en casa y sentir esa alegría navideña con todo colocado: el árbol, el Belén, las luces… Para mí es muy especial y me encanta vivir a tope esta época con mi familia. Nos gusta crear tradiciones y disfrutar cada momento, sin olvidar el verdadero significado de la Navidad como cristianos, pero que no quita que les quiera hacer más divertidas y especiales las fiestas a los peques, con detalles que recuerden de mayores.

Pero a los niños les encanta estos días del año y me gusta hacérselos especiales. cada año, hago a mano un calendario de adviento, para hacer la cuenta atrás desde el 1 de Diciembre hasta el 24 de Diciembre. En el blog, tenéis todos o casi todos los calendarios de Adviento caseros que he ido haciendo estos años por si os sirven de inspiración. Son muy fáciles y baratos.

Pero este año, no vamos a poner calendario como tal, sino que cada día pondré un cartelito con el número del día, junto a nuestro Elfo y una sorpresa en diferentes lugares de la casa, que deberán buscar cada mañana.

Pero primero vamos a ver quién es el elfo de la Navidad.

¿Quién es el Elfo de la Navidad o Elf on the Shelf?

En 2005, Carol Aebersold con su hija Chanda Bell, publiocaron un libro llamado “The Elf on the Shelf: A Christmas Tradition“. En el enlace podéis encontrar un librito que explica la historia y un duende.

En su libro, nos cuenta la historia de unos duendecillos que ayudaban cada año a Papá Noel y que se paseaban por las casa de los niños y niñas para saber si eran buenos o no, siendo una especie de espías algo traviesos.

Cada mañana suelen aparecer en un lugar diferente de la casa, y la mayoría de ellas con travesura incluida. Algo que despierta la curiosidad de los peques y que aviva la magia navideña. A veces, no es fácil encontrarlo y va dejando pistas o acertijos para localizarlo.

Además, dice la leyenda, que los peques no pueden tocar al elfo o perderá sus poderes mágicos…

Podéis ayudaros de cosas que tengáis por casa e incluso comprar algún que otro complemento para ayudar al duende en su misión. Yo soy muy de manualidades, pero con las opos tengo poco tiempo, ya que las noches ya no me cunden más. Aunque haremos algún saco de dormir con unas servilletas navideñas, un decorado navideño con lo que pillemos por casa…

Nosotros, este año hemos optado por un duende algo diferente, dado que a mis hijos les encanta la película del Grinch.

Por si no lo sabéis, el Grinch es considerado un símbolo que refleja el consumismo de la Navidad y el egoísmo, al preocuparse solamente por sí mismo. Así que…

Y ahora, os cuento algunas ideas de travesuras por si no se os ocurre ninguna. Yo aprovecharé para dejar notas con el elfo con planes para hacer. Tenéis un listado de posts con ideas de Navidad para los 24 días

Ideas e travesuras para el Elfo de la Navidad

Aquí tenéis más de 20 ideas para hacer. Si se os ocurre alguna más, dejadlas en comentarios. Me encantará leerlas.

  • Pintar caras en las frutas del frutero (las que tengan cáscara, tipo mandarinas) Deja al elfo a su lado con un rotulador en los brazos.
  • Envolver en papel higiénico una mochila del colegio y al elfo con el rollo.
  • Poner harina por la encimera y escribir algo y poner al elfo como si estuviese escribiendo
  • Que haga un bizcocho para el desayuno y esté en la mesa ya preparado con el elfo encima (También hace cosas buenas)
  • Que infle globos por la habitación de los niños para cuando se despierten
  • Pintar muñecos de nieve en los royos de papel higiénico
  • Que lo secuestren… Puedes pegarlo con bastante cinta adhesiva en una silla y poner un cartel de “HELP” o “AYUDA”
  • Pintar los huevos de la nevera con caras extrañas y meter al elfo en la nevera
  • Ponerlo sobre el árbol intentando robar la estrella
  • Escribir algo con pasta de dientes o barra de labios en el baño
  • Hacer una torre en la cocina con botes de conservas
  • Envolver el árbol de Navidad con papel higiénico (Sí, sirve para muchas trastadas)
  • Envolverlo en papel de aluminio con la cabeza fuera como si se hubiese quedado atrapado envolviendo bombones
  • Llenar el lavabo de agua con el tapón y poner al elfo sentado sobre una chancla y con una pajita como si pescara
  • Derrama algo de leche en un mantel tipo hule, pon adornos como varios lacasitos como si fuese un muñeco de nieve derretido. Al lado, pon al elfo con el secador del pelo (desenchufado obviamente…)
  • Haz una guirnalda de papel y cuelga al elfo de alguna lámpara o ventilador.
  • Monta un gym al elfo. Con dos esponjitas o nubes de chuchería y un palillo de madera ponlo a hacer pesas…
  • Puedes sentarlo leyendo algún libro de Navidad que le quieras regalar.
  • Haz que trepe al árbol con una cuerda para llegar arriba. Puedes usar lana y algo tipo un arco de hilo dental para usarlo como anclaje al árbol, haciendo de gancho.
  • Ponlo dando clase a los peluches de tus hijos. Pon un folio, con cosas escritas tipo pizarra, pegado en la pared y a todos los peluches sentados prestando atención.
  • Ponlo como si hiciera punto y pon unos calcetines navideños divertidos de regalo.

Ya me contaréis.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.