Cómo hacer una cámara de fotos estenopeica casera paso a paso

Los más pequeños pueden convertirse en todos unos fotógrafos sin necesidad de adquirir costosos dispositivos. Con la ayuda de sus padres, éstos pueden fabricar sus propias cámaras en casa, desarrollando su creatividad durante el proceso.

La fotografía es un arte que se debe inculcar a los pequeños. Sirve para que aprendan, a la vez que disfrutan de un rato divertido con sus padres, siendo un entretenimiento didáctico ideal. Una de las maneras de acercarlos a este mundo es ayudarlos a crear una cámara casera, porque nada mejor que enseñarles cómo funciona un equipo fotográfico, que impulsándoles a crear el suyo propio. Y si se descubre que es su verdadera pasión, tras divertirse con el dispositivo manual, será oportuno revisar los modelos específicos de cámaras de fotos para niños que se pueden encontrar en el blog Fototrending, seleccionadas por su autor José Yébenes, y que son ideales para que el pequeño pueda empezar a disfrutar de este mundo que tantos beneficios le puede ofrecer.

Y es que la fotografía es un arte que tiene mucho que aportar para el desarrollo de un niño. Es un arte lleno de beneficios, y que además, brinda herramientas que fomentan su capacidad de observación y comprensión del entorno. Es un recurso que les permite captar lo que ven a su alrededor, retratando en las fotos la realidad, tal y como la perciben. En este sentido, es una manera de expresarse muy efectiva.

Sacar provecho al interés que el pequeño pueda tener por este hobby tan interesante, permite darle rienda suelta a su lado más creativo y, ¿por qué no?, puede ser esto la semilla para que el niño se convierta en el relevo de Henri Cartier-Bresson.

Una buena opción para introducir a los pequeños en el mundo de la fotografía es ayudarlos a elaborar una cámara fotográfica estenopeica. Están inspiradas en las primeras cámaras que existieron, de hecho, comparten un estilo de fabricación similar. Es tan sencillo elaborarlas, que resulta una actividad muy recomendable para realizar en el hogar junto a los hijos.

Además, el coste de fabricación de las cámaras estenopeicas es prácticamente nulo. Se pueden elaborar con materiales disponibles en casa, siendo una opción ideal para pasar el tiempo con los niños sin tener que gastar dinero.

La fabricación es muy sencilla

Todas las cámaras, desde la más simple hasta la más completa, comparten una misma característica: son cajas que transportan la información visual recibida de la luz, a un material fotosensible. Las cámaras estenopeicas son tan solo una aplicación ultra sencilla de este mismo concepto.

Los materiales para fabricarla no son muchos.

¿Qué necesitas?

  • Una caja, de cualquier tipo, a la que no le entre luz.
  • Una lata de aluminio (de refresco por ejemplo)
  • Tijeras
  • Un alfiler
  • Cinta aislante negra
  • Material fotosensible, como puede ser el papel fotográfico.

Una vez se tenga todo se puede comenzar con el proceso. Se debe hacer un pequeño agujero en la caja con las tijeras, ya sea de forma circular o rectangular. Como se está trabajando con niños, será preciso tener mucho cuidado. Si el niño es muy pequeño, lo ideal es que los padres manipulen las tijeras.

Se debe también recortar un trozo de aluminio de la lata. Con el alfiler se hará un agujero en el trozo. Este orificio es el estenopo, y es el lugar por donde entrará la luz.

Se debe pegar el trozo de metal a la caja con cinta adhesiva negra, procurando colocarle un poco de cinta al estenopo para evitar la entrada de luz.

Cómo hacer una cámara de fotos estenopeica casera paso a paso

Finalmente se debe colocar el papel fotográfico dentro de la caja, haciéndolo en un cuarto oscuro para evitar daños al papel. Pega el papel fotográfico dentro de la caja en el lateral opuesto. Para que al entrar la luz, se proyecte en el papel.

Usa cinta negra para tapar en agujero cuando no quieras que entre la luz.

Una vez se termine el proceso, tan solo habrá que colocar la cámara casera apuntando a lo que se quiere retratar, abrir el estenopo y dejar que la luz entre por un rato, el tiempo que sea necesario, de tal manera que se pueda tomar la fotografía. Una vez esté lista, resultará necesario revelar la misma en un cuarto oscuro. Se puede buscar un laboratorio profesional o crear uno casero, adquiriendo los productos químicos por cuenta propia. También las podéis ver directamente en el papel fotográfico.

La actividad de tomar fotografías con una cámara casera es bastante provechosa, tanto para padres como para hijos, quienes pueden potenciar su creatividad y estrechar lazos entre ellos. Es una práctica bastante divertida, que les permite a ambas partes expresarse un poco mediante el arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *