Joyas infantiles para cualquier ocasión

¿No os ha pasado alguna vez que un familiar o un amigo os regala una pequeña y preciosa joya para vuestro peque y la guardáis como un tesoro sin saber muy bien cuándo ponérsela?

Hay joyas para bebés que no dudamos en ponérselas desde el primer día, como pueden ser los pendientes. En cambio, otras como las pulseras o las cadenas, tendemos a reservarlas para ocasiones especiales por miedo a que les hagan daño, les sean incómodas o por el simple hecho de que las puedan perder. A veces, las guardamos tanto que nos olvidamos de ellas y cuando nos queremos acordar, nuestro pequeño bebé ha crecido y ya no se las puede poner.

Pues bien, vamos a analizar cada una de ellas para que nuestros pequeños de la casa, puedan lucir sin miedo sus joyas cuando queráis en función del tipo de joya y la ocasión.

Pendientes para bebé

Como comentamos al principio, los pendientes son una joya que valoramos desde el primer día, especialmente para las niñas, cuyo uso es generalizado al hacerles los agujeritos nada más nacer.

Aproximadamente al mes, les cambiamos los pendientes iniciales por los que compramos especialmente para ella. ¡Pero cuidado! Es importante antes de comprar esos pendientes que tanto nos gustan, que tengamos en cuenta determinados aspectos fundamentales como el hecho de que sean hipoalergénicos, considerar el tamaño del pendiente y asegurarnos de que el tipo de tuerca sea de rosca para evitar posibles molestias al bebé.

Según van creciendo, la variedad de modelos en el mercado van aumentando acordes a su edad. Pudiendo encontrar divertidos pendientes con diferentes formas y colores que destaquen en sus bonitos rostros.

Esclavas para bebés

En ocasiones nos regalan pequeñas y preciosas esclavas con el nombre de nuestro bebé y no se las ponemos por el miedo a que se lastimen, se enganchen o se hagan daño. Sin embargo, lejos de esa idea, una esclava de plata para bebé está diseñada precisamente para evitar cualquier molestia. El corte redondeado y la plata de primera calidad, hará que luzcan su pulserita en cada momento y en toda ocasión con la seguridad de que estará bien.

Cadenas, colgantes y medallas

A pesar de que existe una tradición bastante extendida, especialmente en los pueblos, de regalar este tipo de joyas al nacer, creemos que no es hasta los 3 años, cuando las cadenas, los colgantes y las medallas encuentran el protagonismo para lucir sobre las pequeñas camisas, jerséis y vestiditos de los más peques, sin tanto riesgo como cuando son más bebés.

Es en ese momento cuando se convierten en el complemento ideal del look de los pequeñajos de la casa, porque además de que están en la edad de comenzar a presumir con su natural desparpajo, las cadenas y colgantes llamarán la atención por su sencillez a la hora de llevarlas puestas.

Además, hoy en día, existe una gran variedad de productos para bebés y niños de alta calidad, que podrás comprar a golpe de “click” en una joyería online de confianza sin salir de casa.

Como habéis podido ver, el ser pequeños no implica que no deban tener joyas por el miedo a que las usen o las pierdan. ¡Sino todo lo contrario! Tan solo debemos buscar la joya adecuada para cada momento y etapa evolutiva de nuestros niños y dejar que vistan y disfruten sus pequeñas joyas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *