Beneficios de la carne de ternera y receta fácil de filetes rusos rellenos.

¡Hola! Hoy vengo con una receta de las que suelo hacer algunas noches y que a mis hijos les encanta. Somos muy fans de las hamburguesas de ternera en todas sus formas y variantes… Y de los filetes rusos también. Mi abuela y mi madre  siempre los han hecho en casa. Nosotros los hacemos igual, pero a la plancha en la sartén, en vez de freírlos para que no tengan tanto aceite.

A nosotros nos gusta hacerla casera, comprar la carne de ternera y que la piquen delante nuestra. Y es que la carne de vacuno es muy buena para toda la familia. Es una fuente esencial de proteínas y además aporta vitaminas esenciales como la b3 y b12, junto con minerales y aminoácidos indispensables como la sarcosina o la alanina. 

La Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda alimentar al niño con 2 raciones de carne magra al día (aunque nosotros la solemos poner cada 2 días más o menos) acompañada con verduras y legumbres como una ensalada, un picadillo de tomate, un revuelto, calabacín a la plancha… Por daros ideas. A mis hijos les gusta que al lado de los filetes rusos, les ponga zanahorias partidas como si fueran palitos. Os recomiendo leer este artículo de Fans del Vacuno sobre la cantidad de carne recomendada para los niños. Por cierto, los conocí por su stand en el campeonato de España de rugby de este año.

 

 

La carne de ternera aporta al cuerpo una cantidad importante de zinc, fósforo y vitaminas del grupo B que son muy importantes para su correcto desarrollo. Además, la vitamina b3 que contiene ayuda a transformar la energía y regula el sistema circulatorio. Y la vitamina b12 contribuye al buen desarrollo y funcionamiento del sistema inmunitario.

Y ya que os he contado los beneficios de la carne de vacuno, os dejo la receta que no tiene ningún misterio 😉

¿Qué necesitas?

  • Carne picada de ternera
  • Queso para fundir, queso crema… el que más os guste pero que se derrita.
  • Sal y pimienta
  • Ajo en polvo
  • 1 huevo
  • Perejil
  • Pan rallado (opcional)

¿Cómo se hacen?

Lo primero es picar la carne bien y amasarla para que quede hecha una masa. Después se le añade un huevo batido, ajo en polvo o bien picado, sal, pimienta y perejil picado (o en spray, que le da sabor y no ven «cosas verdes»). Una vez bien mezclado todo, yo le voy añadiendo poco a poco pan rallado hasta que la carne se pueda amasar sin que se quede muy pegada a las manos.

Después, pon sobre papel de horno o una superficie que no se pegue (o papel de aluminio en su caso si en ese momento se te ha acabado el papel de horno… jajaja) y extiende la masa para que quede con un grosor de menos de 1cm. Añade el queso en el centro. Nosotros ponemos queso para gratinar sin lactosa, que es el que comemos en casa.

 

Después, con cuidado, ve cerrando la hamburguesa para que el queso quede dentro. Mi abuela, los suele pasar por huevo y pan rallado y a la freidora. Pero en casa,los ponemos en la sartén directamente.

 

Ponlos a fuego lento para que se hagan bien y se derrita el queso de dentro. Ya el punto de la carne, el que cada uno prefiera. Yo para los peques, la hago por completo.

Y el resultado está espectacular de rico y ya veis que no tienen ninguna complicación. Se tardan 10 minutos en hacer.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *