¿Cómo elegir un buen regalo de Navidad para nuestros hijos?

Se acercan las Navidades y para muchos padres y madres comienza un verdadero quebradero de cabeza: ¿Qué regalo haremos a nuestros hijos: un libro para fomentar la lectura, ropa para la temporada de invierno, alguna mochila, maleta o bolsa como por ejemplo las mochilas Eastpak para llevar al cole (que mi hija quiere), un juego de mesa educativo, algo para practicar deporte..? ¿Qué criterios deberíamos seguir para elegirlo? ¿Cómo no equivocarse con la elección? Aunque no existe una respuesta única a todas estas preguntas, sí que podemos tener en cuenta una serie de directrices que nos ayudarán a elegir el mejor regalo de Papá Noel y de los Reyes Magos y a que, tanto nosotros como nuestros hijos, acabemos satisfechos.

No sucumbir a los anuncios

En la televisión, en las revistas… Durante las Navidades nos vemos expuestos a una enorme cantidad de anuncios que publicitan productos susceptibles de convertirse en un regalo para nuestros hijos. Sin embargo, debemos evitar dejarnos caer en el agobio que puede producirnos tanta información y echar mano de ella solo cuando lo necesitamos.

Sobre todo al principio, cuando tratamos de inspirarnos, ver algún catálogo puede ayudarnos a tener ideas o a hacer una pequeña selección de aquellos que podrían interesar a nuestros hijos en particular. Eso sí, debemos guiarnos por nuestro instinto y por el tipo de educación que queremos fomentar en nuestros hijos, evitando pensar que los anuncios conocen a nuestros hijos mejor que nosotros mismos. En este tipo de elecciones también es positivo tener en cuenta la etapa en la que se encuentra nuestro hijo, sus intereses y todo aquello que lo motiva y, por supuesto, las indicaciones que recibamos por parte de los profesionales del centro escolar, ya en él pasa una parte importante de su la jornada.  Por ejemplo, si eres de los que no te gusta que los niños jueguen con pistolas desde pequeños, no le compres una solamente porque el anuncio está chulo.  Ojo, que pasa… Sé consecuente con lo que te gustaría comprar, con el espacio que tienes en casa y con el presupuesto disponible. Gastar por gastar, tampoco.

Ten en cuenta los gustos de tus hijos, pero también los tuyos

Está claro que cuando hacemos un regalo esperamos que sea del agrado de la persona que lo recibe, independientemente de su edad. En el caso de los niños, mucho más espontáneos que los adultos, este reto es a veces una tarea difícil. Para ello, y antes de nada, podemos tantear el terreno e ir haciéndoles preguntas que nos permitan saber qué tipo de regalos les gustaría recibir.

Por otra parte, cuando buscamos un regalo para nuestros hijos debemos también pensar en nosotros mismos, en los valores que queremos inculcarles, de manera que el regalo nos guste a nosotros también. Al fin y al cabo, un regalo forma es de alguna manera una recompensa, y en ella hay también un intento de educar.

La mejor opción es siempre establecer un punto intermedio entre los gustos de nuestros hijos y los nuestros, particularmente cuando estos sean muy diferentes. Existen muchos productos educativos, que son a la vez creativos y divertidos, solo tenemos que buscarlos.

Una vez hecho el regalo, participa tú también

Aunque este consejo es más difícil de poner en practica con ciertos regalos como las prendas de vestir, sí que resulta en general muy eficaz. Si nuestro hijo percibe que a nosotros nos gusta tanto como a él el regalo que le hemos hecho, aprenderá a valorarlo más. Si le regalamos, por ejemplo, un libro y por las noches lo leemos y nos divertimos con él, su disposición ante la lectura será muchísima más positiva que si nuestra implicación termina nada más entregarle el regalo.

Deja un comentario