Un colegio para toda la vida

Un colegio para toda la vida

Se acerca el mes de las matriculaciones por excelencia, y es que marzo es el mes en el cual se suele comenzar el plazo de admisiones en la mayor parte de colegios. Esta etapa puede ser muy estresante para muchas familias, ya que es el momento de elegir qué tipo de colegio, y de educación, queremos para nuestros hijos.

El colegio será una parte fundamental de su educación, ya que normalmente los niños entran matriculados en los centros educativos desde los 2-3 años, y muchos de ellos se marchan cuando terminan su etapa de educación obligatoria a los 16 años o incluso a los 18 tras finalizar Bachillerato.

Esto hace que la decisión deba ser muy meditada por las familias, ya que el centro educativo donde estudie nuestro hijo será lo que en gran parte determine su futuro. Para muchas familias es importante contar con un colegio alineado con los valores que le enseñan al hijo o hija en casa, de forma que familia-escuela sea todo un tándem de éxito en conseguir la mejor educación.

Desde infantil hasta Bachillerato

Uno de los aspectos que muchas familias tienen en cuenta a la hora de escoger un centro educativo para nuestros hijos es que este sea “para toda la vida”, aunque estamos hablando en el caso de que optes por un colegio privado o concertado, ya que en la educación pública pasarías del colegio al instituto para continuar los estudios. No obstante, la mayor parte de los colegios privados y concertados tampoco abarcan todas las etapas educativas, por lo que los hijos tendrán que cambiarse de colegio, algo que no todos llevan bien.

Crear un clima de estabilidad y seguridad es fundamental para lograr que el alumno/a dé lo mejor de sí mismo y lleve a cabo el aprendizaje correctamente. Además, algunos centros educativos integran las actividades extraescolares como parte de la formación del alumno, lo que hace que este mejore en habilidades que se practican como aquellas relacionadas con el deporte o los idiomas, entre otras.

Por todo ello, algo muy valorado por las familias es que se puedan dar todas las etapas, desde educación infantil y primaria, así como educación secundaria e inclusive bachillerato. Que el colegio forme parte de todas sus etapas educativas, hará que los docentes conozcan a nuestro hijo y lo ayuden en la consecución tanto de sus objetivos académicos como sobre los valores que queremos que estén en consonancia con los que como padres se enseñan en el hogar.

Yo tuve la suerte de estudiar en un colegio en el que entré con 3 años y salí al acabar secundaria. El Bachillerato lo hice en otro colegio “hermano” al que íbamos prácticamente los mismos que salíamos del colegio, así que estudié con mis mismos compañeros hasta que me fui la Universidad. Hay maestras que me han conocido desde muy pequeña y quieras que no, se forja un vínculo muy especial con ellas.

La calidad de sus docentes

Los docentes son figuras clave para el éxito académico de los estudiantes. Además de tener conocimientos sobre la materia que imparten, un buen docente debe tener la capacidad de motivar a los estudiantes a aprender, alentarlos a desarrollar sus habilidades y ayudarlos a desarrollar una comprensión real de los temas aprendidos en clase. A veces, no es fácil, pero un buen docente, al menos lo intenta ?

Un buen profesor no solo enseña una determinada asignatura, sino que también fomenta el desarrollo de habilidades sociales, como liderazgo y creatividad entre sus estudiantes, algo muy positivo y a tener en cuenta en la educación de nuestros hijos. Esto los preparará para alcanzar el éxito académico, generar soluciones creativas y desenvolverse con una mayor seguridad en el mundo real. Como profe de secundaria de economía, mi objetivo es prepararlos para que sean ciudadanos activos, comprometidos, formados y que se puedan manejar en el mundo económico actual concierta seguridad.

A su vez, el colegio debe fomentar el respeto y la tolerancia entre los estudiantes. Esto ayuda a crear un ambiente de seguridad en el aula, donde los estudiantes se sienten libres de expresar sus ideas y opiniones sin temor a ser juzgados, base importante para el desarrollo del aprendizaje y la creatividad de los alumnos.

En definitiva, un buen docente es una figura esencial del centro educativo para conseguir el éxito académico de los estudiantes, fomentando valores necesarios para una buena educación; lo que sin duda será uno de los factores a tener en cuenta en la elección del mejor centro escolar para nuestros hijos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pinterest
Pinterest
fb-share-icon
WhatsApp