Memoria fotográfica. Qué es y cómo potenciarla

Memoria fotográfica. Qué es y cómo potenciarla

¡Hola! Hoy vamos a hablar de la memoria fotográfica. No todo el mundo tiene esta capacidad, así que vamos a ver en qué consiste y si la tienes, cómo puedes potenciarla.

Para mí es uno de mis mayores virtudes, ya que me facilita mucho el estudio. Lo malo, es que también recuerdo con todo detalle imágenes que no me gustaría recordar… pero siempre lo bueno, supera a lo malo.

De niños es una capacidad bastante común, aunque no lo es ya de adultos, ya que suele desaparecer en torno a los 6 años, cuando ya no necesitan memorizar las cosas, sino que ya aprenden otras formas diferentes de procesar la información.

Según dicen los expertos, nuestra memoria tiene una capacidad bastante grande para almacenar imágenes y sonidos. Pero hay personas que son capaces de recordar algo que han visto como si viesen una fotografía en su mente. En realidad, no es una memoria fotográfica, como le solemos decir, sino que es memoria eidética.

Hace tiempo leí en la revista Muy interesante, que:

las personas con memoria fotográfica “mueven sus ojos como si estuvieran escaneando la imagen o escena que están recuperando de su cerebro directamente desde su perspectiva visual

Me hizo gracia ya que no había caído en ese detalle hasta que lo leí… Jajaja

Normalmente, todos somos capaces de recordar esa imagen con sus detalles durante y tiempo, pero si tienes este tipo de memoria, eres capaz de recordarlo con detalle durante un tiempo mayor. Me suele pasar al estudiar, en los exámenes recuerdo la página que estoy escribiendo, los dibujos, si puse algún color en concreto, palabras que escribí en el margen… Es algo que facilita mucho el estudio. Pero como todo, lo mejor es trabajarlo para potenciarlo.

¿Cómo potenciar la memoria fotográfica?

Si no tienes este tipo de memoria, no hay estudios científicos que demuestren que se pueda entrenar. Pero sí que puedes mejorar la capacidad de memorizar con diferentes técnicas:

  • Observa una imagen durante un tiempo corto (1 minuto aprox.), después tápala e intenta recordar todos los detalles que puedas.
  • Haz sopas de letras o sudokus. Juegos que estimulan la observación.
  • Juega a juegos de mesa como Lince o Spot it… Sí, los juegos de mesa tienen muchos beneficios.
  • Lee bastante.
  • Intenta fijarte en detalles al ir caminando por la calle o en el trabajo. Después, intenta recordarlos.
  • Haz ejercicios de buscar diferencias con tiempo

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.