Leche de fórmula y respeto

Leche de fórmula y respeto

¡Hola! Partamos de la base de que lo mejor para los bebés es la lactancia materna. Pero hay veces que por unas razones u otras no es posible, o la mami no puede o quiere. Todo es respetable siempre que los peques estén bien alimentados.

La alimentación del bebé es algo fundamental para su vida. Cuando somos padres y el bebé acaba de llegar necesitamos saber qué es lo que necesita en su día a día, cuáles son las pautas que habrá que tomar entre comida y comida. Dentro de las distintas opciones de lactancia, siempre se recomienda optar por la lactancia materna y como ya sabéis, se recomienda LME hasta los 6 meses según la AEP. Sin embargo, existen casos y situaciones en las que no es posible optar por este tipo de lactancia. Es en estos casos, en los que los padres deberán recurrir a las leches para bebés, también conocidas como leches de fórmula o leches infantiles.  

Leches para bebés: otra alternativa a la lactancia materna 

Este tipo de leches están elaboradas para tener un gran parecido con la leche materna, y que los nutrientes que ingiera el bebé sean los adecuados para su edad, sin exceso o defecto, un aspecto de gran importancia para evitar una inadecuada nutrición durante el primer año de vida y enfermedades en la edad adulta. 

Tras años de investigación, las leches de fórmulas han ido avanzando hasta conseguir acercarse más a la leche materna y convertirse en una buena  alternativa que se ofrece a aquellas madres que optan por no dar el pecho, sea el motivo que sea. Y repito, es respetable. Yo intenté dar el pecho a los dos y lo tuve que dejar. Al mayor lo ingresaron por infección de orina a los 14 días y al no poder entrar a las tomas de la noche durante el tiempo que estuvo en neonatos ingresado, se acostumbró al biberón y no había forma de que comiera nada al pecho. Y lo intenté… mucho.

La pequeña resultó ser alérgica a la proteína de la leche de vaca y la mejor opción que encontramos, fue optar por una leche de arroz hidrolizada que le recetó la pediatra. Todavía recuerdo como si fuera ayer, el primer biberón que se bebió de leche que no era de vaca. Era una leche de soja en polvo para bebés de la farmacia. La compramos para poder hacer la prueba de si la vomitaba, lloraba de dolor… Pasó de beberse 40ml como mucho y llorando (cuando no sabíamos lo que pasaba), a beberse un biberón de 250ml casi del tirón. Le faltó relamerse como los gatos. Yo no podía estar más feliz.

Hoy en día, ha superado la alergia ya que fue por inmadurez del sistema digestivo y toma batidos y cosas con leche.

Así que, como os digo, las razones y motivos pueden ser variados.

¿Cómo dar la leche para bebés a tu hijo? 

A la hora de preparar un biberón con leche de fórmula, es muy importante seguir siempre las recomendaciones y la tabla de dosificación que indica el propio fabricante. En caso de dudas, lo mejor es pedir consejo al profesional de la salud para resolverlas a manos de un experto. Con todo, las recomendaciones generales en cuanto a la dosis es de 1 dosis rasa de leche infantil por cada 30 ml de agua.  

Tu pediatra te informará de la mejor leche en tu caso, ya que hay diferentes tipos en función de las necesidades. Hay algunas especiales para casos especiales:

  • Leches anticólicos para aquellos con cólico del lactante y otros problemas digestivos por inmadurez y que se suelen quitar a los meses de nacer.
  • Leches antiregurgitación para los peques que hacen que la leche espese al entrar en el estómago y no en el bibi.
  • Leches antiestreñimiento para cuando no hacen bien la caca o los provoca sufrimiento o un esfuerzo excesivo.

Es responsabilidad de los papás cuidar la alimentación infantil de su bebé desde una edad temprana, para garantizar un crecimiento óptimo y asentar buenos hábitos alimenticios que le servirán hasta la edad adulta.   Y como os decía, no eres mejor madre o padre por optar por una u otra opción.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.