La importancia de los dictados al aprender a escribir

La importancia de los dictados al aprender a escribir

El dictado en la escuela es una antigua tradición que ha mantenido sus efectos positivos y prácticos. El profesor lee una frase o un texto en voz alta y los alumnos deben escribirlo. Lo que parece sencillo para un adulto puede ser complejo para un niño que aún no ha desarrollado sus habilidades lingüísticas y la rapidez para escribir tras oír.

La expresión escrita es más difícil que la oral porque requiere el aprendizaje de todo un conjunto de reglas gramaticales y ortográficas y esto lo tiene claro la web tipostexto.com de la cual se puede extraer mucho conocimiento sobre esta materia.

El dictado requiere una escucha y comprensión atenta para conseguir el objetivo final del ejercicio, que es saber escribir.

5 consejos para el dictado

  1. Elegir textos adecuados al nivel educativo de los niños del aula.
  2. Buscar textos que tengan palabras sencillas y no complejas para que el niño pueda entenderlas y transcribirlas sin problema.
  3. Hacer el dictado lentamente y pronunciar las palabras de forma clara para que todos los niños entiendan.
  4. Realizar varias lecturas del texto, haciendo pausas entre cada frase con intensidad variable según sea un punto o no.
  5. Buscar textos que resulten atractivos para los niños, porque estarán más comprometidos y entretenidos con lo que escuchan. Esto les motivará a hacer el ejercicio de forma correcta.

El dictado y la evaluación de los maestros

El dictado permite al docente evaluar en sus alumnos la comprensión lectora, la forma de expresión del texto y cómo dominan las reglas de ortografía y gramática a través de los dictados.

El dictado es, pues, un excelente ejercicio educativo para mejorar el aprendizaje que nunca debería pasar de moda.

Un dictado también puede ayudar a mejorar la atención y la concentración, así como el conocimiento de diferentes temas o noticias insertadas en el texto.

Si ya se ha desterrado este ejercicio tradicional de las aulas, no se debe tener miedo de recuperarlo y se le puede aportar originalidad, temas divertidos o de interés para los niños que los enganchen a querer cumplirlo: misiones espaciales, aventuras en castillos, invasiones de monstruos…

Las ventajas del dictado

Mejora la lógica

El niño reconoce y repite las palabras que tienen sentido y forman frases. Comprender la estructura del texto, así como su forma semántica mejora de forma considerable la comprensión lógica en el niño.

Desarrolla la creatividad

El uso de palabras mejora el vocabulario de los niños, lo que les permite expresar mejor sus emociones, sentimientos, ideas, etc.

Optimiza la concentración

Es un beneficio muy importante para los niños con TDAH, ansiedad o hiperactividad. Esto se debe a que la atención del niño debe desviarse de las distracciones externas mientras realiza este trabajo.

Ayuda a la memoria

El niño debe recordar frases completas que luego escribirá en su cuaderno, lo que mejora la memoria a corto plazo. También ayuda a ampliar el vocabulario y a aprender nuevas palabras que pasarán a formar parte de la conciencia del niño para su uso futuro.

Incentiva el trabajo en equipo

De hecho, el dictado entre iguales mejora el trabajo en equipo. Es decir, un niño puede imponer su voluntad a los demás, obligándoles a cooperar y a actuar como un equipo. Esto también refuerza los lazos de compañerismo.

Agiliza la fluidez lectora

La comprensión lectora aumenta la capacidad del alumno para comprender a los demás. Es decir, cuando estudie o lea un texto por placer, lo juzgará mejor y tendrá facilidad para recordar.

Amplía el vocabulario

El dictado en el aula contribuye a que los alumnos puedan ampliar su vocabulario. Las personas que hablan con más seguridad y se comunican fácilmente con los demás tienen más facilidad para expresarse.

Incrementa la imaginación

Eso les permite expandir su imaginación, ampliar su vocabulario y soñar más.

Facilidad de lectura

La lectura será muy importante en la vida del niño que practique el dictado. Siempre tendrá que leer para el trabajo, la escuela o el placer.

Potencia la autocorrección

El niño se corrige a sí mismo gracias a los dictados. Así aprende que cometer errores forma parte de la vida y que puede solucionarlos sin perder su sensación de seguridad o autoestima.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *