Beneficios de un sillón de lactancia

Beneficios de un sillón de lactancia

¡Hola! Hoy os voy a hablar del sillón de lactancia. Yo los descubrí en el embarazo de mi hija pequeña y la verdad es que no solamente vienen bien en en embarazo o en los primeros meses o años, para darles el pecho o el biberón, sino que siempre vienen bien para cuando te piden que te quedes con ellos en su dormitorio por la noche hasta que se duermen, siendo más mayores. Entre una silla y un silloncito cómodo… no hay color.

No sé si sabéis qué es realmente un sillón de lactancia, pero os lo cuento en este post.

¿Qué es un sillón de lactancia?

Pues se trata de un sillón con una serie de características que nos permite alimentar a nuestros bebé de una manera cómoda, segura y sin hacernos daño en la espalda con posiciones extrañas o rellenando huecos con cojines.

Lactancia materna.

¿Qué beneficios tiene?

Pues muchos. Y utilidad de bastantes años en casa. Vamos, que se amortiza bien. Yo estoy ahora mirando una para el salón, y eso que ya son mayores los míos. Pero es que son de cómodos…

  • Nos permite mantener una postura correcta, previniendo dolores de espalda o problemas musculares
  • Al tener forma de mecedora, el balanceo ayuda a dormir y a relajar al bebé (y a la madre o al padre de turno…) Y es que el balanceo ayuda a regular nuestra presión arterial.
  • Este balanceo, también ayuda a mejorar el riego circulatorio, por lo que mejoramos o prevenimos, problemas de piernas hinchadas al estar sentadas mucho tiempo. Ya sabéis que suele pasar al final del embarazo y tras el parto. Recuerdo que con mi primer hijo, mis piernas daban miedo de lo hinchadas que estaban.
  • No te duelen los brazos, al poder estar cómodamente apoyada. Los brazos de estos sillones están acolchados y no se clavan en el brazo.
Sillón de Lactancia La Nanita nana en gris

¿Qué características debe tener el sillón de lactancia?

Pues son unas características básicas y que nos permiten estar cómodos y relajados. Y lo mejor es que este tipo e sillones nos podrán acompañar durante muchos años ya que puedes sentarte a leer cuentos con tus hijos, ver con ellos una película, relajarte mientras los acompañas a la hora de dormir… Los puedes poner en su dormitorio y crear vuestro rincón especial donde compartir momentos.

  • Que no sea excesivamente bajo para que podamos sentarnos y levantarnos correctamente y sin hacernos daño en la espalda o rodillas, ya que llevamos el peso añadido del bebé en nuestros brazos.
  • Cómodo obviamente. Tened en cuenta que es un sillón para relajarse y en el que vas a estar bastante tiempo a lo largo de su vida útil. Por lo que una buena espuma, unos apoyabrazos cómodos y un respaldo adecuado, es fundamental.
  • El tema del balancín mecedora es lógico, ya que en caso contrario, no sería un sillón de lactancia. Y es una diferencia clave y que le da el punto perfecto al sillón.
  • Una tela desenfundable y/o lavable con un trapo. Y es que los bebés pueden vomitar, babear… y al final se mancha todo. Es normal. Así que, un sillón con una tela antimanchas o que se pueda limpiar, es muy muy muy importante.
  • Hay algunos modelos en los que se puede elevar la parte de los pies para ponerlos en alto. También, hay otros modelos que vienen con un puff o reposapiés a juego. Es un aspecto a tener en cuenta ya que aporta comodidad y al levantar las piernas, previene problemas de hinchazón, además de aliviar nuestra espalda.
Butaca de Lactancia Micuna la nanita nana en rosa

¿Habéis pensado en comprar uno? Los de las imágenes, los he sacado de la tienda «A la nanita nana» Por si os queréis pasar a verlos.


Compartir

2 comentarios en «Beneficios de un sillón de lactancia»

  1. Yo me arrepiento de no haberlo comprado, lo probé en casa de una amiga y a mi bebé le encanto, era sillón – mecedora.
    Lo que si que hago es darle pecho siempre en el mismo sitio, en la cama o en mi lado del sofá, así ya sabe que toca tomar y se calma mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *