Cómo hacer un cojín de lactancia en casa

El cojín de lactancia es un accesorio imprescindible para que puedas estar cómoda, sobre todo, en la recta final del embarazo. De esta forma, gracias a sus puntos de apoyo, puedes tener una postura más confortable y conciliar mejor el sueño. También, es muy útil para amamantar a tu pequeño, ya que permite que los dos estéis cómodos.

Puedes hacer tu propio cojín de lactancia siguiendo unos sencillos pasos que te mostraré a continuación. También puedes comprar un cojín de lactancia, pero hay tantos modelos y marcas que quizás podrías pasarte días comparando. Te recomiendo echar un vistazo a la comparativa de los mejores cojines de lactancia de sacaleches.eu

Beneficios de tener un cojín de lactancia

Además de mejorar el sueño en los últimos meses de embarazo y facilitar el amamantamiento, el cojín de lactancia también tiene otros beneficios. Por ejemplo, es muy útil si has sido intervenida por cesárea.

Esto se debe a que el cojín permite disminuir la presión que ejerce tu bebé sobre el abdomen cuando está tomando leche. De igual forma sucede cuando estás sentada y lo sostienes en tu regazo. 

Y si eres mamá de gemelos o mellizos, entonces no te debes separar de tu cojín de lactancia, ya que podrás alimentar a la vez a tus dos retoños con absoluta facilidad. También, es muy práctico para sujetar al bebé con comodidad y para utilizarlo como reductor de cuna.

Pasos para hacer tu propio cojín de lactancia en casa

Parece que hacer un cojín de lactancia es una tarea sencilla, pero no siempre es así. Por eso, en este artículo te voy a enseñar paso a paso lo que debes hacer para diseñar tu propio cojín de lactancia y disfrutar de él al máximo.

  1. Conseguir el material

Antes de ponerte manos a la obra, recuerda que debes tener en casa un metro de tela de algodón, un metro de tela de algodón con el estampado que quieras, un kilo de relleno de cojín o de almohada, unas tijeras, unos alfileres, unos hilos y un patrón para conseguir un cojín con las medidas adecuadas.

  • Lavar las telas

El siguiente paso consiste en lavar las telas de algodón, sobre todo si son nuevas. Así, te aseguras de que no van a encoger una vez que las utilices para crear la funda del cojín. De lo contrario, la funda quedaría pequeña y ya no serviría para el cojín.

  • Imprimir el patrón

Debajo os dejo el patrón que he preparado para imprimir de un cojín de lactancia para que puedas montarlo. Sin duda, será una gran ayuda para hacer tu propio cojín. Una vez montado el patrón, tienes que seguirlo para recortar dos piezas de tela de algodón completamente iguales.

Patrón de cojín de lactancia para hacerlo en casa. Patrón para imprimir gratis.
  • Coser la tela

Cuando las telas de algodón estén cortadas, tienes que coserlas por el borde con los derechos de tela enfrentados. Eso sí, tienes que dejar un espacio sin coser para poder meter el relleno que dará la forma definitiva a tu cojín.

  • Meter el relleno

Cuando ya hayas dejado el hueco sin coser, tienes que darle la vuelta a la tela cosida para que las costuras no queden hacia afuera. A continuación, tienes que coger el kilo de relleno y meterlo dentro del cojín por el agujero dejado expresamente para ello.

Aquí entra en juego los gustos de cada mamá, ya que puedes preferir un cojín más duro o uno más blandito. Por tanto, puedes añadir y quitar el relleno como quieras. En el último paso, debes coser el hueco que queda y, ¡voilà! Ya tienes tu propio cojín de lactancia sin tener que comprarlo.

  • Crear la funda estampada

Seguro que te estarás preguntando para qué sirve ese kilo de tela de algodón estampada. Bueno, pues es para que puedas crear una funda extra que se pueda lavar de forma sencilla. Además de darle un toque de alegría a tu cojín de lactancia.

Para ello, tendrás que coger la tela estampada y cortar una pieza entera siguiendo el mismo patrón anterior. Después, tendrás que cortar otras dos piezas con unos 8 centímetros más de largo para que puedan superponerse. Luego, tienes que rematar los bordes de las piezas traseras y ponerlas superpuestas encima de la pieza delantera. A mí me gusta parir a la mitad la pieza trasera y dejarla abierta por atrás. De ese modo es mucho más fácil poner y quitar la funda que se lava.

Eso sí, con los derechos enfrentados para que quede un acabado perfecto. Por último, tan solo tienes que coser el borde la funda y darle la vuelta haciendo uso del hueco que hay entre las piezas traseras para introducir el cojín de lactancia.

Con estos sencillos pasos ya puedes disfrutar de tu cojín de lactancia y crear momentos íntimos y especiales con tu pequeño. Y recuerda que, si no quieres hacer un cojín de lactancia casero, siempre puedes visitar sitios web como sacaleches.eu para comparar diferentes modelos y escoger el más adecuado para ti y tu bebé.

Lactancia materna. mamá alimenta al niño. con espacio de texto libre copia espacio Foto Premium

One thought on “Cómo hacer un cojín de lactancia en casa”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *