Galletas de canela. Receta fácil y rápida.

¡Hola! Como siempre digo, lo prometido es deuda. Los que me seguís por Instagram, sabéis de lo que hablo.

Cuándo me nominaron para los premios Madresfera, me vine arriba pensando que no sería finalista porque nunca había llegado a serlo. Así que una tarde que estaba haciendo galletas con los niños, se me ocurrió poner un foto en Instagram y decir algo como «Si voy a la gala de Madrid como finalista, llevo galletas caseras»

Pues no sé si la gente votó porque le gusta el blog y lo que publico, o porque querían que llevara galletas a la gala…

Pues como lo prometido es deuda, allí que me planté con una bolsa para congelados llena de galletas de canela. Tengo que decir, que pasé la tarde anterior de los premios haciendo galletas. No tengo horno como tal, tengo un microondas con función de horno. Bueno, ahora es su única función porque la opción de microondas ha dejado de funcionar… Si alguna marca de electrodomésticos me quiere regalar uno… Yo ahí lo dejo.

Bueno, la cosa es que las galletas gustaron tanto a mis hijos, que hice más. Ellos se las llevaron ese día a una concentración de rugby y yo me las llevé a Madrid. En el descanso del café, la del catering parecía yo porque repartí galletas a todo el que vi. Hasta intenté que se las comiera el pollo Pepe jajajajaj

Y aquí tenéis la receta…

INGREDIENTES

  • 300 harina
  • 130 mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 150 azúcar moreno
  • 3 cucharaditas de canela
  • 2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pellizco de sal

¿CÓMO SE HACEN?

Mezcla, a mano o con batidora de varillas, la mantequilla con el azúcar. Después añade el huevo.

Por otro lado, mezcla bien el resto de elementos secos: harina, levadura, sal y canela.

Amasa a mano hasta formar una bola. Envuelve en papel transparente y deja una media hora o tres cuartos en el frigorífico para que la puedas manipular mejor.

 

Extiende la masa con el rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro más o menos y ve cortando círculos con un corta pastas. También puedes hacer bolitas con la mano y aplastar las un poco. Nosotros las hicimos de las dos formas.

Antes de meter en el horno, ponlas boca abajo en un plato con azúcar y canela y presiona para que se le quede pegada por un lado. Así tendrán por encima ese saborcito tan rico y un aspecto maravilloso.

 

Mete las galletas en el horno unos 15 o 20 minutos a 180°. El tiempo puede variar de unos hornos a otros. En el mío tardaron 20 minutos por tanda.

Cuando las saques, haz igual que con todas las galletas, ponlas en una rejilla hasta que se enfríen.

 

Después ya puedes comerte todas las galletas!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *