Mini cuento con moraleja: La primera clase #150palabras

Hoy el cuento va dedicado a todos aquellos niños que comienzan algo nuevo (colegio, actividad…) y les da un poco de miedo.

La ilusión de Carla era ir a clases de gimnasia rítmica. Desde pequeñita daba saltos por casa gritando algo que le había enseñado su prima mayor: ¡Paso, doble paso, zancada!

Pero… todavía era pequeña para ir a esas clases. En el momento que cumplió la edad que se necesitaba para empezar en esta actividad, su madre corrió a apuntarla. Era una sorpresa para Carla. El primer día, se levantó de la cama emocionada, pensando que después del colegio, su madre la llevaría al polideportivo.

Entró de la mano de su madre, pero cuando llegó, giró la cabeza de un lado a otro y  sólo podía ver caras desconocidas. Apretó la mano de su madre y se resguardó tras su falda.

“Carla, no te preocupes. Lo vas a pasar genial. Esto te encanta y verás que en un momento ya conoces a todas y serán tus nuevas amigas”, dijo su madre.

Así que con un empujoncito de mamá, entró en la sala. Una niña le dio un aro rosa. Su color favorito. Comenzó a estirar y a calentar como le decía la profesora y sus compañeras le ayudaron y le explicaron los movimientos. Carla cogió confianza y pensó que sería divertido. Se giró hacia su madre y simplemente sonrió.

 

Moraleja: No hay que tener miedo de las nuevas aventuras ni situaciones. Simplemente hay que aprender a pasarlo bien y hacer nuevos amigos.

11 thoughts on “Mini cuento con moraleja: La primera clase #150palabras

  1. Es verdad, no hay que tener miedo, pero a veces lo desconocido nos asusta.
    Gracias por compartir estas bellezas con nosotros.
    Bsss

  2. Fabuloso, además, ayer, en un curso al que estoy yendo, como profes de idiomas, nos contaban que hay que dejar sentir, no tener miedo a equivocarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *