Neurociencia y aprender idiomas desde pequeños

Neurociencia y aprender idiomas desde pequeños

¡Hola! Hoy vamos a hablar del aprendizaje de otros idiomas desde pequeños y qué nos dice la neurociencia al respecto.

Hay un libro que me gusta mucho del fallecido profesor Albert Costa, de la Universidad Pompeu Fabra, que se llama “El cerebro bilingüe“. En este libro, nos cuenta que los bebés que nacen en un entorno bilingüe se enfrentan al reto de aprender a diferenciar los dos lenguas en las que se comunican con ellos. Esto puede hacer que sean algo más lentos reconociendo o asimilando términos ya que hay mecanismos en el cerebro para que no se mezclen los idiomas. Pero el bilingüismo, también tiene muchos beneficios y vamos a hablar de ellos.

Muchas veces pensamos que con ponerle las series de la televisión en inglés, ya lo van a captar, pero no es suficiente. Hay otros factores, incluidos emocionales, que son elementos clave en el aprendiza de la segunda lengua, como puede sr la interacción con otras personas en ese idioma. No es lo mismo que yo hable con mi hijo en inglés que el hecho de que escuche unos dibujos sin interacción real, sin ver moverse los labios pronunciando diferentes palabras… En el blog, tenéis muchas tarjetas de vocabulario en inglés con imágenes con las que se puede ir trabajando desde pequeños, para enseñar cositas básicas como partes del cuerpo, animales, colores… Como complemento os puede venir bien.

Nuestro cerebro y el aprendizaje de idiomas

Los primeros años de vida de los niños son muy importantes. En esta etapa, se forman un número muy elevado de conexiones neuronales que serán la base del desarrollo de posteriores habilidades. Una de ellas, es la habilidad lingüística. Numerosos estudios demuestran que el aprendizaje de dos lenguas de manera simultánea por los niños, presenta un número alto de beneficios.  

Los niños aprenden por imitación y observación gran parte del tiempo. Siempre se ha dicho eso de son como espejos de nosotros, son esponjas… Pues es que es así. Los niños, al escuchar a sus padres por ejemplo, copian las palabras, las expresiones, la forma de entonar, de hablar, de expresarnos, de gesticular… Y eso es algo que solamente pueden aprender de una manera natural y no impuesta estudiando inglés en un libro de texto o escuchando un audio en una radio solamente. Por ello, es fácilmente distinguible cuando una persona ha aprendido otro idioma desde pequeño de manera natural y el que lo ha aprendido memorizando el el colegio de mayor.

Otros estudios, como los del Dr. Paul Thompson, profesor de neurología en UCLA, indican que los sistemas cerebrales y conexiones que nos ayudan a adquirir nuevos idiomas crecen de una forma muy rápida desde los seis años hasta la pubertad. Entre los 11 y los 15 años, esos sistemas dejan de crecer. Por lo que es muy importante el aprendizaje de idiomas antes de dichas edades.

También debemos tener en cuenta que el aprendizaje de lenguas involucra ambos hemisferios de su cerebro. Por un lado, el hemisferio izquierdo se encarga de los procesos lógicos y matemáticos imprescindibles para aprender un idioma. En el otro lado, tenemos al hemisferio derecho que está relacionado con procesos más creativos, sociales, emocionales…

Por tanto, al tener los niños una plasticidad mayor en sus cerebros en pleno desarrollo, pueden utilizar ambos hemisferios para el aprendizaje de idiomas, no como en el caso de los adultos, que empleamos generalmente de manera única el hemisferio izquierdo para ello.

Beneficios de aprender idiomas desde pequeños

En cuanto a los beneficios generales podemos destacar:

  • Mayor facilidad de aprendizaje
  • Estimula la memoria
  • Mejora el control atencional (al desarrollar la habilidad el cerebro de separar ambos idiomas o códigos)
  • Aumenta sus oportunidades laborales
  • Estimula la creatividad. Está demostrado que las personas bilingües tienen mejores resultados en test cognitivos como el de Guilford
  • Muchos estudios apuntan a un retraso en los síntomas de demencia en personas bilingües a su edad adulta y es que un cerebro trabajado y ejercitado, suele estar más sano.

Si optáis por una enseñanza bilingüe, ya sea buscando un colegio inglés en Barcelona, Madrid o donde sea, mirad bien lo que ofrece el centro y que aprendan de una manera natural en la que puedan adquirir las habilidades y destrezas necesarias para aprender el idioma adecuadamente.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.