Los campamentos y el desarrollo integral de nuestros hijos

Siempre puede resultar complejo saber qué hacer con nuestros pequeños en verano. Sin embargo, hoy te traigo unos excelentes consejos. Investigadores en el ámbito de la psicología y la educación, nos explican que los campamentos son idóneos para combinar diversión y educación integral en un solo lugar. ¡Veamos por qué!

Una decisión que puede volverse algo difícil

Nunca os ha ocurrido que tomar la mejor decisión al respecto de las vacaciones escolares de nuestros hijos, resulta todos los años un elemento de preocupación. Algunos de nosotros y nosotras, consideramos que durante este período, nuestros niños deben dedicarse a jugar y divertirse, y otros consideran que debe aprovecharse el tiempo libre del verano para mejorar el nivel académico y aprender nuevas destrezas, bien sean deportivas, intelectuales o artísticas. ¡Yo creo que podemos encontrar un equilibrio!

Los campamentos son positivos para la educación de nuestros hijos, dicho por expertos. Yo pienso igual…

Los profesionales en la materia explican que, aunque pueda considerarse un tanto tradicional, son los campamentos de verano las organizaciones que pueden ofrecer a nuestros hijos e hijas, la combinación predilecta de aprendizaje y diversión en una misma experiencia. Yo recuerdo, como si fuera ayer, los campamentos de inglés a los que iba de pequeña. Tengo unos recuerdos geniales de lo que disfrutaba allí y la de amigos que hacías. Ahora mis hijos, hacen lo mismo, aunque normalmente con campamentos deportivos que es lo que más les gusta y divierte.

De hecho, el investigador británico Troy Glover, de la Universidad de Waterloo, sostiene que la experiencia de los campamentos ofrece numerosas ventajas para los pequeños de la casa, pudiendo traducirse en importantes cambios y avances en el desarrollo integral de la personalidad de los niños. ¡Es decir, que nuestros peques pueden tener un beneficio doble!

En primer lugar, puedo señalar el impacto positivo sobre las habilidades sociales de los pequeños. El hecho de entrar en un ambiente social nuevo, supone un desafío para nuestros hijos, pero una vez que queda atrás el período de adaptación, ellos aprenderán a relacionarse con personas nuevas, lo que estimula el desarrollo de sus capacidades de socialización, y que además contribuirá al desarrollo de su independencia como individuos, ayudando a aumentar su nivel de autoestima. En la práctica, a través de las actividades cotidianas que deben realizar en el campamento, los pequeños sabrán lo que es tomar decisiones por cuenta propia, sin tener que depender de nosotros. ¿No os parece grandioso?

 

 

Las ventajas de la actividad física para nuestros pequeños

Estudios efectuados en los últimos años, señalan una cifra a la que tanto madres como padres, así como el conjunto de la sociedad, debemos prestar mucha atención: menos del 10% de los niños y jóvenes comprendidos entre los 6 y 19 años de edad realizan la cantidad de actividad física que está recomendada en proporción a sus edades. 

Lógicamente, la vida de hoy, con el boom de las redes sociales, los canales de vídeo por internet y otros avances de las comunicaciones, tienen un impacto muy negativo al respecto sobre nuestros hijos.

En consecuencia, la mayoría de los campamentos limita fuertemente, o más aún, veta totalmente el uso de dispositivos móviles o electrónicos en general, durante la estancia del niño, además que contemplan la realización de una serie de actividades físicas individuales o en equipo, así como el recreo al aire libre, durante períodos de tiempo prolongados.

Actividad física, siempre diversión, ¡nunca por obligación!

Lo bueno es que la actividad física siempre se promueve de forma divertida, y no como algo que hay que hacer por obligación. De esa forma, nuestros pequeños aprenden a reconocer aquellas actividades que les proporcionan sensación de bienestar, ya que de forma inconsciente van aprendiendo a asumir un modo de vida en el que la actividad física es esencial, como forma de mantener y cuidar la salud.

Algunos campamentos ofrecen una amplia gama de actividades al aire libre, tales como descenso de barrancos, tirolina, pasarela, senderismo y prácticas de orientación al aire libre, escaladas en roca natural, rapel, juegos en equipo al aire libre, gymkhanas y parque de cuerdas entre otras actividades, como las que se realizan en los campamentos de Aventurama, de esta forma se combinan de la mejor forma posible, diversión y actividad física. Honestamente, ¿qué pequeño puede resistirse a tanta diversión? Nosotros optaremos este año por uno de este tipo ya que les encantan. Por ejemplo, este Semana Santa, el mayor ha ido a uno de rugby… Será para no quedarse sin jugar una semana jajajaja

 

 

El contacto con la naturaleza, la capacidad de liderazgo y el desarrollo emocional

Por otra parte, las nuevas generaciones tienen un contacto cada vez más escaso y limitado con la naturaleza, y ello también tiene un impacto negativo sobre su formación y personalidad. Las actividades al aire libre les permiten entrar en contacto con la naturaleza y aprender a disfrutarlo. Ello además tendrá, a decir del investigador que cité, efectos importantes sobre el desarrollo de su sensibilidad y aprendizaje.

Por último, tengo que destacar también que la práctica de estas actividades y juegos en equipo, permiten a nuestros hijos, desarrollar destrezas y habilidades como el liderazgo, que contribuye a su formación emocional. Asimismo, uno de los elementos que se ve fortalecido por los juegos y actividades grupales, es el sentido de compromiso social.

Bueno, y ¿qué pensáis para este verano?, ¿le darás a tus hijos la maravillosa oportunidad de conocer lo que ofrecen estos campamentos? Anímate, no tendrás nada que perder, ¡más bien ellos tendrán mucho que ganar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *