Los beneficios de los cochecitos de bebé de tres piezas

Desde el primer cochecito para bebé ideado en el año 1733 bajo expreso pedido del duque de Devonshire, que deseaba contar con un transporte para sacar a pasear a sus pequeños, los cochecitos de bebé han evolucionado. Y gracias a esta evolución los bebés cuentan con mejores condiciones de seguridad, entre oras muchas novedades para hacernos la vida más cómoda. Este es el caso de los cochecitos de tres piezas, que particularmente me resultan muy prácticos. Yo es el que he usado y la experiencia fue muy buena.

La importancia de una buena elección para transportar a los bebés

Más allá de los diferentes modelos de cochecitos para bebés, desde los más ultramodernos a los más clásicos, lo importante es siempre saber cuál elegir entre todos los carritos de 3 piezas, más que nada por una cuestión de seguridad para el bebé y de comodidad para los padres. 

Por ejemplo, nosotros buscábamos uno cómodo de manejar, de plegar para que entrara en mi mini maletero y que fuese con mango de altura regulable y medianamente alto. Mi marido mide casi 1,90m y con un cochecito muy bajo se dejaba la espalda…

Las tres piezas claves en los carritos de bebés, son el capazo, el portabebé y la silla de paseo, tres piezas completamente distintas, cuya funcionalidad dependerá siempre de la edad del pequeño.

 

Cómo utilizar cada una de las tres piezas del cochecito de bebé

Capazo

Esta pieza será fundamental durante los primeros tres meses del bebé, ya que en ella permanece en forma horizontal, que es lo más beneficioso para la columna vertebral del niño en esta primera etapa de su vida.

Muchos pediatras opinan que incluso, la posición horizontal, permite que el bebé respire mucho mejor, disminuyendo los riesgos por muerte súbita.

También el capazo permite que el niño duerma con mayor comodidad y por períodos de tiempo más prolongados.

Por otra parte, los últimos avances aseguran que el capazo es seguro de utilizar para transportar al bebé en el automóvil, evitando de esta manera cualquier tipo de accidente o  que el niño pueda lastimarse. Es importante recordar que deben estar homologados, es decir, que es importante revisar las etiquetas en el momento que se adquiera, para asegurarse que cumple con los requisitos necesarios, como por ejemplo, un cinturón abdominal y una almohadilla protectora para la cabeza del bebé

Yo os recomiendo buscar uno que sea grandecito ya que si el niño es grande, se le queda pequeño muy rápido y se agobian.

 

Portabebé

A partir de los tres meses de vida, el bebé ya puede ser transportado en el portabebé, aunque dependiendo de las características del pequeño, como tamaño y peso, el pediatra puede recomendar modificar estos tiempos.

En esta etapa el bebé comienza a sentarse, por lo tanto es importante brindarle un elemento que lo ayude a cumplir este objetivo, sin perder de vista el tema de la seguridad.

A diferencia del capazo, el portabebé tiene un formato curvado y es muy fácil de transportar, además de contar con un sistema de colocación, apto tanto para la silla del cochecito de bebé como para el vehículo familiar.

Los pediatras recomiendan a los padres que utilicen el portabebé en forma paulatina al principio, para que el pequeño tome más fuerza en la cabecilla y pase menos tiempo con la barbilla flexionada. Yo lo he usado en contadas ocasiones para la calle ya que no me gusta llevarlo mucho tiempo en esa postura. Normalmente lo tenía fijo en el coche con el cinturón de seguridad para no tener que montar y desmontar cada vez que salíamos. 

 

Silla de paseo

Sin lugar a dudas, este es uno de los elementos que los flamantes padres desean utilizar con más ahínco, porque es cuando el bebé ya permanece sentado y se siente motivado por todos los objetos que lo rodean. Y cuando las madres más que nada nos afanamos por decorar con colchonetas monísimas, campanitas, mordedores y juguetes varios jajajaja

Generalmente, es a los seis meses de edad cuando el pequeño ya puede utilizar la silla de paseo sin ningún tipo de riesgos, aunque 

A la hora de elegir un cochecito de bebé tres en uno es importante tener en cuenta la calidad de los materiales. El aluminio, por ejemplo, es un material resistente y duradero,  ideal para la estructura del cochecito, mientras que si el manillar de cuero tolera el uso constante y la lluvia. También es muy importante, que las fundas sean lavables, para poder brindar en todo momento condiciones de higiene óptimas al pequeño. Si vais a tener más, os aconsejo que sea bueno y así lo podréis reutilizar en el siguiente 😉

Aunque en el mercado las opciones para transportar a los bebés son muchas, es conveniente considerar que los carritos de bebé de tres piezas, brindan un ahorro económico importante, sin descuidar la seguridad del bebé.    

¿Qué cochecitos estáis mirando? ¿Cuál tenéis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *