Receta fácil: Pavo rebozado con queso

Hoy os traigo una de esas recetas que haces cuando no tienes nada preparado para la cena y no sabes lo que poner.
Hace unos día pensaba hacer un rollo de carne que a mis hijos le encanta. Compré una tripa de pechuga de pavo para picarla con la carne y hacer el rollo. Pero cuando llegué a casa, mi marido había hecho salsa boloñesa con la carne picada. Así que a improvisar. Ya había probado una receta parecida hacía mucho tiempo como tapa en un bar y pensé en hacerla.
Es muy fácil y te pueden ayudar los niños, menos en la parte de freir.

¿Qué necesitas?

  • Fiambre de pavo
  • Harina
  • Huevo para rebozar
  • Queso rallado

¿Cómo se hace?

Paso 1: Cortamos el pavo en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente.
Paso 2: Pasamos las rodajas por harina
Paso 3: Las rebozamos en el huevo
Paso 4: Las pasamos por queso rallado
Paso 5: Las freímos. Ten en cuenta que solamente tienes que dorar el huevo y el queso, lo de dentro ya está hecho. Ya el punto de fritura el que más os guste. A mis hijos les gusta que esté doradito y cruja 🙂
Cuando los saques de la sartén te recomiendo ponerlos en un plato con papel de cocina para que suelten el aceite. Se pueden comer fríos o calientes, con o sin salsa… Lo que más os guste.
Y si te sobran, no pasa nada. Los metes en el frigo y al día siguiente están muy buenos. Como esas croquetas que sobran y te las comes al día siguiente cada vez que entras en la cocina… Jajajaja

Deja un comentario