Crecer con valentía. Un libro de lectura obligada para padres

¡Hola! Hace un tiempo llegó un libro para padres precioso a mis manos, pero por unas cosas y otras (trabajo, estrés, brote de fibro, cansancio y vuelta a empezar), tuve que dejar de leerlo. Ahora, con la cuarentena lo he retomado y no es porque tenga tiempo libre ni porque se haya ido el cansancio ni los dolores… Pero me ha servido de escape y así dejar de pensar en lo que está pasando y el trabajo pendiente, al menos un rato.

Su autora es Cristina Gutiérrez Lestón, experta en educación emocional.

Se trata de un libro en el que descubres qué cosas estás haciendo bien como padre o madre, pero también te das cuenta de aquellas cosas en las que puedes y debes mejorar.

Hay veces que la paciencia la perdemos y contestamos de mala manera. Eso no significa que contestemos con un grito o malas palabras, sino que, a lo mejor, les decimos que sí a algo para que nos dejen seguir haciendo lo que fuese y no era lo mejor para ellos.  Este libro te enseña a percatarte de esas situaciones y te muestra las bases que hay que sembrar para que nuestros hijos crezcan seguros de sí mismos y capaces de salir adelante en diferentes circunstancias. Estamos pasando por momentos difíciles y creo que es un libro muy acertado ahora mismo.

Crecer con valentía no es perder el miedo a todo y ser el más fuerte. Sino tener miedo y reconocerlo, y cuanto más miedo tienes, más valiente debes ser para salir adelante.

Educar a nuestros hijos es nuestra responsabilidad. Hacerlos unas personitas que, el día de mañana, sean capaces de enfrentarse al mundo con valentía y seguros de sí mismos. Y muchas veces cometemos errores pensando que lo hacemos por su bien, pero en realidad es por el nuestro. Algún día, nuestros hijos saldrán solos al mundo y tendrán que estar preparados. Pero como dice el libro… Si además de estar preparados, son capaces de aportar algo bueno a los demás, entonces habremos triunfado como padres. Además, no olvidéis que somos su ejemplo. Para lo bueno y para lo malo.

Padre enseñando a su hijo a atar un lazo Foto gratis

El libro dedica un amplio capítulo a la firmeza de los padres. Esa que, por prisas, obligaciones y hasta por propio egoísmo en algunas ocasiones, vamos dejando atrás. Esa que te hace decir que no cuando es que no (por su bien, porque hay que poner algunos límites) y a la quinta vez, transformas en un sí por no escucharlos más. O porque los pares, como pareja, no se ponen de acuerdo en si sí, o si no. Es algo que, como padres, nos paramos poco a hablar entre nosotros y siempre nos acaban pillando en un renuncio por falta de entendimiento. De verdad que merece la pena leer el libro.

Otra de las cosas que trata y que me ha gustado, es la obsesión de algunos por tener hijos de 10, perfectos en todo. Aquellos que quieren ver sus propias frustraciones cumplidas en sus hijos. A ver… Si tu eras malísimo jugando a X, no obligues a tu hijo a que tenga que ser el mejor en X. Cada uno es diferente, cada uno tiene sus gustos y sus cualidades. Y eso es lo bonito.

Casi al final del libro, hay una carta que me ha saltado las lágrimas. La última carta que le escribirías a tus hijos si supieses que después no los volverías a ver. Serán las circunstancias, pero he llorado como una magdalena.

Os dejo algunas de las frases que más me han gustado del libro y que se me han quedado grabadas. De hecho, las he anotado en un cuaderno para leerlas cada cierto tiempo. Creo que es un modo de no olvidar nunca las cosas tan obvias, pero a veces olvidadas, que nos cuentan en “Crecer con valentía”.

  • La autoestima es la base de la felicidad
  • El miedo da miedo, pero mucho menos cuando lo entiendes y lo conoces.
  • Cuanto más claras sean las cosas desde pequeños, menos problemas tendrán de adolescentes
  • La vida no tiene prisa. Sólo la tienen las personas que se han creído, que para ser felices, hay que correr
  • La familia es el lugar donde sentir que te quieren sin condiciones
  • Confío en ti. Sé que puedes.
  • Confía en tus valores y te darán la fuerza para ser quien has de ser
  • Hay que mantener la ilusión y trabajar por los sueños propios. Hacerse mayor no implica que se deban dejar atrás las ilusiones.
  • Nadie sabe tanto como todos juntos. La familia es un equipo.
  • Si no estás bien contigo mismo, no lo podrás estar con los demás
  • El mundo necesita personas apasionadas. La pasión no puede entenderla quien no la experimenta.
  • Una derrota nunca es permanente si estamos entrenados para superarla

Pero me quedo con una especialmente. Una que yo tengo bastante interiorizada desde siempre.

Eres más grande que tus miedos

Os animo a leerlo y a apuntar las frases que a vosotros más os gusten. Además, vienen algunas dinámicas para hacer en familia que van estupendas.

Os dejo el enlace a Amazon. Y es que encima es barato…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *