Beneficios de aprender idiomas desde pequeños

La infancia es la etapa de vida donde se asimilan mejor los conocimientos. Desde los primeros años de vida, los niños imitan lo que ven en los adultos y si se les dedica tiempo para que aprendan cosas más complejas, pueden aprender de manera satisfactoria. Cuando los niños empiezan a hablar ya tienen la capacidad de aprender cualquier cosa. Enseñarles un idioma desde su infancia los puede ayudar a introducirse en otras culturas y puede ser beneficioso para su desarrollo cognitivo. Es importante que las escuelas primarias incluyan en su programa de materias clases de inglés, clases de alemán o cualquier otro idioma que sea sencillo y agradable para los niños.

Los padres deben iniciar a sus hijos en un curso de idiomas por varias razones: emigración a otro país, viaje de ocasión, relación con extranjeros… Además esto puede servirles para su futuro profesional. En su etapa adulta ya tendrán conocimientos del idioma y podrán realizar cursos de mayor dificultad para obtener su certificado y completar su perfil profesional. También es una forma divertida de culturizarlos desde temprana edad y de que sociabilicen con otros niños. A partir de los 5 años el niño puede comenzar a aprender un idioma.

 

 

Ventajas del aprendizaje de idiomas en los niños

Durante la etapa de educación preescolar, los niños están aptos para recibir clases de algún idioma, pues es cuando están aprendiendo a leer. Reforzar su educación con la enseñanza de un idioma le aporta las siguientes ventajas:

  • Le ayuda a relacionarse a sociabilizar con niños y personas de otras culturas.
  • Mantiene su mente ocupada en una actividad que le ayuda en la concentración y agiliza su mente.
  • Permite que el niño adquiera desde su temprana edad conocimientos que le pueden servir para su desarrollo académico y profesional.
  • Lo estimula a conocer otras culturas y visitar varias partes del mundo.

Métodos para enseñar idiomas a los niños

Una vez que el niño ya aprendió a leer y ya sabe asociar palabras puede iniciar un curso de idiomas. Lo primero es motivarlo y estimular sus ganas de aprender. Estos métodos pueden asegurar el éxito.

  • Uno de los primeros pasos a seguir es mostrarle al niño un poco de cada idioma para que pueda elegir el que más le guste.
  • Para comenzar hay que buscar temas atractivos para el niño como los animales, las frutas o los colores y mostrárselos en el idioma elegido con imágenes atractivas.
  • Para enseñarle la pronunciación primero hay que mostrarle paso a paso los sonidos de las letras en el idioma y hacer varios ejercicios de repetición.
  • Se pueden usar CDs o DVDs con canciones divertidas para que el niño vaya asociando las palabras. Es recomendable ponerlo a ver películas o dibujos animados en el idioma a aprender con subtítulos en su lengua materna.
  • Hay que tenerle mucha paciencia y dedicación. Si el niño se siente motivado a aprender ya es un gran avance. Se pueden complementar sus clases enseñándole la cultura del país del idioma que está aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *