#150palabras La verdad de Lucía

Lucía jugaba alegremente en el salón de su casa, daba saltos y vueltas sin parar. De repente, tropezó con el cable de la lamparita de cristal que tanto le gustaba a mamá. Lo primero que pensó fue en echar la culpa al gato.

Cuando mamá llegó de trabajar, vio la lamparita en el suelo y los cristales esparcidos. Soltó un grito y se puso a recoger los cristales. Preguntó a Lucía si sabía lo que había pasado y ella dijo que la habría tirado su gato. La madre sacó al gato fuera de la casa y diciendo con voz de enfadada: “Así no romperás nada más”

Por la noche, sentados en el sofá, Lucía saboreó su helado y vio a su gato mirando por la ventana. No podía dejar a su gatito pasar frío por su culpa. Así que contó a su mamá la verdad. Como era de esperar, su madre le regañó pero entendió que había sido sin querer y explicó a Lucía que para ella era más importante decir la verdad que cualquier lamparita de cristal.

Moraleja: La verdad es uno de los valores más importantes. No hay que tener miedo a las consecuencias de la verdad, hay que tenerlo a las consecuencias de la mentira.

4 thoughts on “#150palabras La verdad de Lucía

  1. Perdono con facilidad muchas cosas, pero no puedo con la mentira.
    Gran cuento y maravillosa forma de enseñar que hay que asumir las consecuencias de nuestros actos.
    Muchos besos

Deja un comentario