Receta de slime casero: Juego sensorial para niños 

Hola!! Muchos habréis visto que se ha puesto de moda el slime. A mí esto de los nombres de ahora no me va mucho. Para mí sigue siendo lo que aquí se le ha llamado de toda la vida, blandiblú.

Y claro, esa cosa pegajosa, que se escurre de las manos y que como se caiga al suelo, atrapa todas las pelusas… encanta a los niños. Por lo que tengo dos que me han pedido hacerlo. He buscado muchas recetas caseras de slime y finalmente me he quedado con dos que hemos tuneado un poco hasta conseguir la masa como nos gustaba. Cada receta queda de una manera muy diferente y con un tacto increíble.

Hemos usado cosas que normalmente tienes en casa, así que no hace falta el famoso Bórax ni líquido de lentillas ni nada de eso.

Os cuento las dos recetas de slime o blandiblú casero:

RECETA 1: Esta receta me encanta.  Queda dura al tacto y al golpear la mezcla,  pero al cogerla con la mano,  se vuelve líquida.  Me recuerda a la arena mágica. Mi marido dice que es un poco asquerosilla pero mola mucho jajajaja

·         1 taza de agua

·          2 tazas de maicena

·         Témpera del color que quieras tipo La pajarita o algo así.

RECETA 2: Esta queda tipo plastilina y se puede trabajar con facilidad.

·         1 taza de agua

·        Detergente para los platos.  Se va añadiendo poco a poco hasta conseguir la consistencia deseada.

·         Colorante alimenticio o unas gotas de témpera

En la primera receta simplemente hay que mezclar todos los ingredientes y amasar hasta que se quede con la consistencia de la plastilina.

En la segunda receta, te recomiendo ir añadiendo el detergente sobre la maizena hasta conseguir la consistencia deseada.

Os dejo el vídeo en el que hemos hecho las recetas:

Ahora que estamos en Navidad, puedes añadir purpurina de colores a cualquiera de las recetas y el slime brillará muy navideño 😉

Deja un comentario