Mini cuento: Niños abrochados y bien sentados en el coche

El mini cuento de hoy va dedicado a aquellos niños que no se están quietos en el coche, incluyendo al mío. A ver si con este mini cuento, consigo que se esté quietecito y no moviéndose como una lagartija… al menos unos días…

 

Rocío y Juanfra estaban deseando llegar al parque de atracciones y estaban muy nerviosos. Iban montados en el coche con sus padres mirando por la ventanilla. Rocío jugaba con una pulsera y un collar de princesa que siempre llevaba con ella. Juanfra, en cambio, jugaba con una bolsa llena de dinosaurios. No paraban de moverse a pesar de ir abrochados en sus sillas. Su madre no paraba de decirles que tenían que ir bien sentados y que no podían echarse hacia delante, ya que si pasaba algo, el cinturón no serviría de nada.

Justo en ese momento, un perro se cruzó por delante del coche y tuvieron que frenar bruscamente. Los dos iban jugando y mal sentados. Se llevaron un gran susto cuando, sin darse cuenta, casi se salen de sus sillas. Rocío se golpeó la cabeza con la ventanilla y Juanfra contra el reposacabezas del asiento de delante. Empezaron a llorar ya que se habían hecho mucho daño.

Ya en casa, cuando ya se encontraban bien, su madre les volvió a explicar la importancia de ir bien sentados. Ahora sí le hicieron caso, aunque le hubiese gustado que se lo hubiesen hecho antes. Se hubiesen ahorrado el susto y el dolor en el cuello.

10 thoughts on “Mini cuento: Niños abrochados y bien sentados en el coche

  1. Los indios no enseñan a sus hijos a no tocar el fuego. En cuanto se queman la primera vez o ven lo que le ocurre a otro aprenden.
    Sin llegar a tanto, creo que lo que experimentan por sí mismos queda grabado y ahorra cientos de frases inútiles (por teóricas).
    Ya sabes que soy fan total de tus cuentos con enseñanza.
    Feliz semana!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *