Ser madre y lo que no te contaron de la maternidad.

Una vez que eres madre todo cambia. Esa vida de ir y venir donde quieras y cuando quieras, cenar y quedarte a una copita o dos, o de ir a todos sitios en moto para no buscar aparcamiento… se acaba.  Pero comienza una nueva vida, que para mi gusto, es mucho mejor. Pero para gustos, los colores. Despertar a tus hijos por la mañana y que te den un beso y te digan cosas como: “Mami, no te quiero. Te quiero mogollón” no tiene precio. Y acto seguido te los comes a besos y los abrazas como si se acabase el mundo.
En mi caso, hay que decir, que mi estilo de vida era muy compatible a una vida con niños. Pero hay casos en los que cambia por completo.

image

Pero no todo es tan bonito en la maternidad, hay cosas que cuando vas a ser madre no te cuentan. Sólo te dicen lo bueno, pero lo malo se lo callan. Serán… jajajaj. Pues bueno, hoy os cuento algunas cositas que ya ampliaremos en otro post. Imagino que muchas madres os sentiréis identificadas con algunas cosas.

  1. Empecemos por el principio de todo. El embarazo. Una etapa preciosa en la que ves crecer a ese bebé dentro de tu barriga. En la que todo es ilusión y alegría. Todo precioso sí. Pues cuando empiezan los ardores, nauseas, no poder dormir, a hincharse los pies como balones de fútbol o peor, no ver tus pies (en mi segundo embarazo, junto con ingresos, reposos, parada de parto prematuro, infecciones y demás peripecias) ya no es tan bonito. Pero sí. Es una etapa inolvidable y que recordaré siempre con cariño. Y hasta se echa de menos de vez en cuando.
  2. El parto será todo lo maravilloso que quieran, pero los puntos son caso aparte y más si vas en moto… (P.D. ingresaron al mayor y era la forma más rápida de ir y venir al hospital). Esos preciosos puntos que te hacen andar como las muñecas de Famosa y sentarte cual Playmobil. Mi segundo parto ha sido coser y cantar, cinco minutitos en paritorio y listo. Del primero siempre recordaré al ginecólogo y a la matrona encima mía y la falta de aire. Pero bueno, que tan malo no es. Y a la vista está que repetí.
  3. Durante el embarazo y mientras das el pecho a tus hijos, tienes un escote increíble y las camisetas te quedan estupendas. Pero señoras y señoritas, siento deciros que todo baja y no siempre vuelven a su estado original. Noooooooooooooooooooo
  4. Dormir los primeros meses es algo innecesario, o por lo menos eso piensan los bebés. He de decir que he tenido suerte en ese aspecto y los dos han sido muy buenos a la hora de dormir.
  5. Y se hacen mayores y llega esa etapa en que no quieren los purés y papillas. Y descubres que sólo te falta ponerte una nariz roja para que te den el diploma de payasa oficial de la casa. Mira cariño un avión, un tambor, una mami haciendo el tonto!! Pero hay que admitirlo, nos gusta hacer el payaso con nuestros hijos. ¡¡Por lo menos a mí me encanta!!
  6. Y la ducha… ¿Qué me contáis? Lavarles el pelo llega a ser algo que se podría asimilar a bañar a un tigre rugiendo y arañando. ¿Por qué si les cae agua en la piscina se ríen a carcajadas, y si les cae en la bañera es totalmente diferente?. En serio, no lo entiendo. Acabo de pedir en Aliexpress un gorrito de los que no cae agua en la cara. A ver si con este cacharro, la cosa mejora.
  7. Y las pataletas! Sin comentarios. Saben cuándo es el momento justo para hacerlas y que te pongas roja como un tomate. Pero a este tema ya le dedicaremos un post.
  8. Todo el mundo sabe y opina y te dice lo que tienes que hacer. Y como dice el refrán, “Cada uno en su casa y Dios en la de todos”. Vamos, que las opiniones están genial y algunas nos sirven, pero que se aprende rápido lo que tienes que hacer con tus hijos. Eso sí, los de madres y abuelas suelen ayudar, aunque a veces quieran ayudar demasiado.  Pero se les agradece mucho que estén ahí.

 

Bueno, después del desahogo, he de decir que no cambiaría ser madre ni por todo el oro del mundo. Soy madre y soy feliz.

¿Y a ti qué es lo que no te contaron?

20 thoughts on “Ser madre y lo que no te contaron de la maternidad.

  1. Totalmente de acuerdo!!! Me he sentido identificada con todos los puntos!!! Sí, todo tiene sus pros y su contra por suerte la balanza se nos inclina a los pros!!!

  2. Yo tampoco lo cambiaria por nada del mundo y… como dices no es como me lo contaron… lo de la ducha es… increíble… una lucha diaria porque se laven y si encima toca pelo… les oyen en todo el vecindario.. pero bueno… todo pasa, ¿no?

  3. Pues a mi no me contaron que son como un huracán!! Tu lo tienes todo ordenado (bueno, más o menos) y pasan ellos y en un segundo la que lían!!!
    Bueno, y que son como el mosntruo ese de las galletas (sí sí, el de barrio sésamo), que no comen galletas, sino que las deboran y van dejando mijillas por todas partes. Oye, que igual es para que los podamos encontrar más rápido jijiji.
    Genial el post, la has clavado en todo!!!

    1. Hay veces que pienso que pierdo el tiempo recogiendo, por detrás viene la pequeña siempre lanzando las cosas al aire. Sólo la veo recogida cuando me acuesto… uf

  4. Jajaja este post es para morirse de risa, que bien se ven los toros desde la barrera!! Pero doy fe de que esos pequeños “daños colaterales” han sido recompensados con creces!!

    1. Gracias!! Todas hemos pasado por alguno…. jajaja pero son lo mejor del mundo. ¿Qué haríamos sin ellos?

  5. jajaja muy cierto muchas cosas no nos cuentan, y ni decir de los opino logos no me imaginaba que para todo hay consejos jajaaj aun así es cierto ha sido mi mejor etapa y experiencia besos

  6. Hola Julia,
    Aunque adoro a mi hijo con todas las fuerzas de mi ser y todas las veces que me pregunten diré que la maternidad es maravillosa porque lo es, también es cierto que no es un lecho de rosas… que la maravilla se hace aprendiendo, con paciencia, cariño, mucho esfuerzo, noches sin dormir, estres inimaginable etc etc etc… pero sigue siendo maravillosa gracias al amor de nuestros enanos. Vaya temón que has tocado!
    Gracias por compartir este certero post en la Fiesta de Colaboraciones del mes de Junio, un besote!

Deja un comentario