Infección urinaria en niños

Hoy escribo este artículo desde el hospital. Ya que mi hija de 4 meses está ingresada por una infección de orina al igual que le pasó a mi hijo cuando tenía 14 días.


He de decir que mi hija están ingresada en Hospital Xanit de Benalmádena (Málaga). Estoy muy agradecida a los pediatras de este Hospital, pero sobre todo a las enfermeras que han tratado a mi hija con todo el cariño del mundo. Gracias.

    La infección urinaria es uno de los motivos de consulta ambulatoria más frecuentes y repetidas de la práctica pediátrica.
    Las infecciones del tracto urinario son frecuentes en el lactante y la primera infancia. Los niños por debajo de los 2-3 años de edad tienen un mayor riesgo de daño renal y dificultades para el diagnóstico seguro, ya que los síntomas son menos específicos y la recogida de orina suele ser más complicada.

El diagnóstico suele hacerse siguiendo tres pasos:
  • La identificación de la población en riesgo de daño renal.
  • La certificación del germen responsable.
  • La prescripción del antibiótico necesario.

Síntomas:
Para muchos bebés, una fiebre de origen desconocido es el único indicio. Alrededor del 5 por ciento de los bebés que tienen fiebre sin ningún otro síntoma, padecen infección urinaria. En algunos casos, un bebé puede mostrar otros síntomas (con o sin fiebre), que incluyen: 

  • Alguna señal de que orinar le resulta doloroso, por ejemplo si llora cuando orina.
  • Orina con olor raro.
  • Orina turbia o con presencia de sangre.
  • Irritabilidad de origen desconocido y persistente.
  • Vómitos.
  • Rechazo a los alimentos.
  • Diarrea.

En el caso de mis hijos, los síntomas han sido exactamente iguales. Estuvieron  2-3 días sin ganas de comer y muy irritables. Al segundo o tercer día, fiebre muy alta (más de 39,5) y la orina muy turbia y con olor muy fuerte.

Pruebas a realizar:

El médico te preguntará acerca de los síntomas de tu bebé y lo examinará. Puede que quiera conocer los antecedentes familiares de infecciones urinarias, porque la tendencia a padecerlas puede ser heredada genéticamente. En el caso de mi hijo, me dijeron tras realizarle todas las pruebas oportunas, que era propenso a sufrir infecciones urinarias al igual que yo. Y mi hija parece que va por el mismo camino.Si el médico sospecha que puede haber una infección urinaria, tomará una muestra de orina para analizar la presencia de una infección e inflamación a través de un análisis de orina y cultivo de orina. Es importante que el médico verifique si se trata de una infección urinaria, y determine qué tipo de bacterias están causando la infección, para así poder recetar el antibiótico correcto. 

El médico también puede recomendar otros análisis, ya que las infecciones urinarias pueden ser señal de algún problema en las vías urinarias. Entre otras complicaciones que ocasionan las infecciones urinarias se incluyen: obstrucciones y una afección denominada reflujo vesicoureteral, en la que la orina viaja en sentido contrario desde la vejiga hacia los riñones. 

El reflujo vesicoureteral se manifiesta en un 30 a 40 por ciento de los bebés y niños pequeños que tienen infecciones urinarias. 

VENTAJAS
INCONVENIENTES
Ultrasonido
Detecta tamaño y forma renal. Megauréter
Hidronefrosis. Ureterocele. Litiasis.
Distensión de vejiga. No radiación.
Poco útil para detectar RVU, Cicatrices o cambios. Inflamatorios
CUMS
Anatomía de uretra y vejiga. Detección de RVU, determina grados de RVU.
Radiación. Sondaje
Cistografía isotópica
Detección de RVU. Menor radiación
No ofrece datos sobre anatomía de la uretra. Sondaje.
Gramagrafía renal (DMSA)
Detecta daño renal. Cicatrices.
Daño tubular. Poco radiación.
No muestra sistema colector.
Urografía
Detalles anatómicos.
Radiación. Reacción alérgica.

 Criterios de curación y controles:

    Para considerar curado un cuadro de infección urinaria alta se deben cumplir los siguientes requisitos:
  • Urocultivo intratamientos (a las 72 horas) que debe ser negativo.
  • Urocultivo 48 a 72 horas después de terminado el tratamiento, negativo
  • Dos urocultivos obtenidos a los 30 60 días de terminado el tratamiento, negativo

Fuente:
Revista de Posgrado de la VIa Cátedra de Medicina – N° 123

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *